Domingo de Ramos 2017

Nuestro Padre Jesús Nazareno durante la Estación de Penitencia 2017. Fotografía de Avel Plaza

El hilo conductor de una Cofradía es ese sello que la identifica, que define lo recogido en su historia, que afianza una labor ininterrumpida. En este año en el que llega a su completo fin la ejecución del Paso Procesional de Nuestro Padre Jesús Nazareno, esta seráfica Cofradía de la Vera-Cruz disfruta de la presencia de todos sus hijos e hijas en el viejo templo de piedra molinaza de San Bartolomé, de Andújar, y realiza su Catequesis de penitencia entre las personas llegadas de los más diversos lugares de nuestra comarca, caminando al amparo de sus 590 años de historia, peregrinando a la ermita de Santo Domingo, a la casa franciscana donde nacimos, que guarda la memoria de Santa Ana, rezando junto al palco de las autoridades por las intenciones del Santo Padre de Roma y elevando un responso por el alma de todos sus cofrades difuntos durante estos casi seis siglos de existencia, junto a nuestro tristemente desaparecido convento de San Francisco, para construir, en su lugar, un mercado..

Maese Antonio Lara Perales nos ofrece este montaje de imágenes de nuestro discurrir procesional, de esa huella de humildad franciscana que envuelve a los cofrades penitentes de la Vera-Cruz, que reservan para Dios Misericordioso y para nuestra Madre, la Santísima Virgen María, el oropel que conforma sus Pasos profesionales y sus ternos.

Muchísimas gracias, maese Antonio por esta producción. Gracias a los músicos de la Asociación Musical "Maestro Flores", de Marmolejo, por ser, un año más, ese pañuelo que calma el dolor de una Madre que sigue a su Hijo hasta el Calvario. Gracias a todos por hacer de este atardecer del Abril andujareño un tiempo de penitencia, pero de gozo para todos nosotros.

El Señor os bendiga os guarde y os muestre su Rostro de Misericordia por siempre.